Empresas de limpieza en Madrid

Puntos críticos en la limpieza de una cocina de restaurante

28 Marzo 2017

La correcta higiene en la cocina de un restaurante

Como empresa de limpieza en Madrid, sabemos que en los restaurantes, la buena práctica higiénica en la cocina es una de las acciones a tener muy en cuenta a la hora de eliminar y evitar enfermedades de origen alimentario que pueden suceder y que ponen en grave riesgo la salud, en especial si se trata de intoxicaciones en personas que ya están aquejadas de otras patologías, o de edad avanzada.

El control exhaustivo de la higiene y desinfección adecuada de los espacios o superficies donde se guarden o depositen los alimentos o las materias primas para su elaboración, los utensilios, los aparatos electrodomésticos, las tablas de cortar, las bayetas y paños de cocina; un correcto almacenamiento de los alimentos que permita su adecuada ventilación y temperatura y la no proliferación de hongos ni gérmenes, y una correcta cocción son los factores que habrá que controlar para evitar intoxicaciones alimentarias peligrosas.

consejos limpieza cocinas

Como norma general de higiene en las cocinas del restaurante podemos indicar que se limpiarán todas las zonas de la misma, incluidos todos sus aparatos y utensilios con productos detergentes adecuados a este uso, aclarados con agua limpia a la que se añadirá un poco de lejía para desinfectar. Así, podremos eliminar bacterias tales como Listeria, E-coli o Salmonella.

Zonas de especial atención

Fregaderos, encimeras, lavavajillas, cubos de residuos orgánicos, plásticos o de cristal, campanas extractoras, hornos, son las zonas críticas de riesgo por la probable proliferación de bacterias en la cocina del restaurante. Debemos mantener siempre limpio con agua y jabón o detergente el fregadero, después de utilizarlo y cuando algún resto del lavado de verduras o carnes haya podido quedarse adherido, ya que es un potencial foco de bacterias, especialmente las zonas de las juntas y desagües.

Los cajones y armarios donde guardemos cacharros, utensilios o alimentos no perecederos deberán lavarse con frecuencia y secarse bien antes de volver a colocar los objetos en su interior, pues son zonas donde se deposita polvo o restos secos de comida. Muy especial atención a las encimeras, donde se preparan y cortan muchos alimentos; debemos lavarlas con agua caliente y jabón neutro antes y después de su uso para evitar la proliferación de bacterias. Las que son de material sintético son más seguras que las de madera, pero requieren la misma higiene al utilizarlas.

El lavavajillas, la máquina de limpieza estrella del restaurante, permite una limpieza profunda, uniforme y desinfectante de las vajillas y utensilios de cocina por las altas temperaturas del agua de lavado, con lo que se garantiza una plena eliminación de los gérmenes. No obstante debemos estar atentos a los tiradores, puertas, juntas y superficie para que no se deposite suciedad y se focalicen elementos patógenos.

Esta limpieza de los tiradores se hará extensiva a todos los tiradores de las puertas de electrodomésticos o puertas de paso de la cocina. Se hará diariamente ya que son elementos de muy fácil contaminación. Especial atención también a las campanas extractoras, ya  que con el paso del tiempo la grasa puede acumularse en su filtro o superficie externa. Si no se limpia y desinfecta con frecuencia, esta grasa contaminada puede calentarse cuando hay calor en la cocina y gotear sobre los alimentos, con peligro de contaminación.

Mantendremos muy limpia la zona de los cubos de basura y los mismos cubos, deberán ser de pedal para no manipular su tapa con las manos, dispondrán de sus bolsas adecuadas, y estarán situados en una zona alejada de donde se manipulen los alimentos.

Más información