El arte de limpiar alfombras; cómo evitar errores comunes

Si limpiar ya en sí es un arte, limpiar tejidos complicados se puede llegar a convertir en una misión imposible

Pero si tiramos de nuestro querido refranero y sobretodo de moral, nada es imposible por ello ya sea tu alfombra favorita, tú recién y más preciada adquisición en las rebajas o la de toda la vida tejida a mano, cualquiera de ellas merece la atención adecuada y os aconsejamos que no dejéis pasar esta serie de consejos.

consejos limpieza de alfombras

  1. No mojes o empapes demasiado la alfombra para limpiarla. ¡Incluso si tienes pensado limpiar la del coche! No es necesario que se convierta en una bayeta. No abuses y humedécela lo justo y necesario. El término medio es la opción.
  1. Alfombras de fibras naturales, esterillas… da igual lo que estés limpiando o el tejido del que se componga. ¡Cuidado con el blanqueador! No lo viertas ni aunque estés utilizando un pulverizador, ya que se trata de un producto muy abrasivo como la lejía o el amoniaco y puede dañar el tejido de la alfombra o la esterilla.
  1. Antes de nada, testea y prueba en una pequeña área determinada de la alfombra. Esta advertencia puedes extrapolarla de igual modo si eres de los que utilizas para tu limpieza vinagre blanco. Ten en cuenta, además, que si viertes amoniaco en medio de tu alfombra puedes dañarlo y finalmente lamentar haberlo echado.

Si lo que quieres es mantener sana, limpia y en excelentes condiciones tu alfombra, esterilla o elementos textiles similares, como empresa de limpieza de moquetas y alfombras, te recomendamos que tenga en cuenta siguientes consejos:

  1. La aspiradora será tu mejor aliado. Te recomendamos que la pases con regularidad, por ambas caras del tejido –no te olvides- para de este modo evitar que se puedan acumular partículas de arena. De este modo podrás prolongar y aumentar la vida de tus alfombras. Otro de nuestros consejos es que no te olvides de limpiar además, los zócalos de las inmediaciones y los radiadores. Así evitaras más trabajo y acumulación de polvo.
  1. Rapidez/Instantáneo. Reacciona cuanto antes, es decir, en el mismo instante que se produzca la mancha, intenta de tratarlo enseguida para que de esta manera no quede ni rastro de ellas y te sea más fácil a la hora de limpiarlas.
  1. Una vez al año. Realizar su limpieza en profundidad una vez al año es lo aconsejable. Seguro que lo has oído o te lo han recomendado más de una vez. Para mejorar este proceso, ten en cuenta también que debes girarla -para su mayor limpieza- 180 grados. De esta manera conseguirás que se desgaste de manera más igualitaria o uniforme. Si aun así no es suficiente, y crees que tu alfombra está sufriendo un desgaste importante –o ya lo venía arrastrando-, nunca es tarde. Mueve los muebles que se encuentren encima de ella, de este modo el aspecto será aún mejor. ¡Parecerán como nuevas!
  1. Fuera los malos olores. Si has estado limpiando y notas que tu alfombra –por la razón que sea; o bien esta humedad por no haberse secado bien, restos de orina de tu mascota….- huele mal. No te preocupes. Hay productos que evitan estas situaciones, solo tienes que dejarlo actuar durante toda una noche y retirarlo al día siguiente. Problema resuelto.
  1. Guía rápida de manchas difíciles; ¿Qué hacer ante manchas de café o grasa? El lavavajillas te lo dejará reluciente –no tengas miedo-. ¿Es el vómito o la tierra lo que te preocupa? El amoniaco hará que te olvides de ello.

Vídeo sobre limpieza de alfombras con detergente


Más consejos sobre la limpieza de alfombras

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas


    Call Now Button